martes, 28 de febrero de 2012

Instancias


Olivares de Gines,
no tenéis gracia.
Las sombras venenosas,
la tierra rancia.

Colección de atardeceres
guardo en los ojos;
los colores confundidos,
celestes rojos.

La frontera está y no está:
dictada con pluma mocha
es soplo pulverulento
y serpenteante trocha.

Olivares de Gines,
os falta historia.
Anónimos gorriones,
sueños de noria.
Y en las higueras
aroma morisco,
pálido abrazo,
ladrar de Cisco.
Verdes banderas
llevan susurros,
aire rodando
por las laderas.

Esperadnos, olivares,
en las horas solitarias:
mis pasos en el regreso,
los del can, extraordinarias
alas futuras
de vidas amplias.

Y cuando nos veáis pasar
cerrad las bocas oscuras,
olivos del olivar.

sábado, 11 de febrero de 2012

Proyectos

Ya los tengo, Cisco, en la mollera. Sólo queda realizarlos en el papel, y luego, al escáner y al blog de dibujitos.

En uno veo a Garzón (caricaturizado, claro) comiendo con cuchillo y tenedor. En el plato, un bistec negro con la figura de Euskadi que todo el mundo conoce. Y a modo de babero, una servilleta atada al cuello, que es ni más ni menos que la bandera de la Segunda República, roja, amarilla y violeta.

En el otro veo al mismo, que acaba de escribir en un folio "TODO ES OTAN", y está imaginándose a Aznar entre rejas. El pié o comentario aclaratorio diría: "Garzón se prepara un lavado de imagen para después de la inhabilitación".

(Creo que los que deben estar brindando con champán son los ciervos de Cazorla, aunque ahora, con más tiempo libre, el Juez cazador podrá desfogar su mala leche multiplicando sus hazañas cinegéticas reventándolos a balazos).

Ea, pues si te parece bien, manos a la obra.