domingo, 7 de marzo de 2010

Una vida regalada



Ni falta que te hace el Astro Rey o Carro de Apolo estos días. Para eso tienes tu solecito particular, viejo. Fuera, en el patio, el aire aguado congela sentimientos. Aguaire, en la ventana pugna el soplo del Polo, y la nieve en la península —volante de enagua antigua— adorna las cotas bajas.