lunes, 14 de diciembre de 2009

¡Durmiendo la siesta en pleno invierno!


Fíjate, Ziskete*, la placentera expresión del durmiente, con los pies calentitos gracias al medio descabezado can, —alguna pelea, sin duda—, que, además de ejercerle de calefactor, le vigila la casa y defiende sus propiedades.

* Que se note que estamos estudiando euskera.