domingo, 31 de agosto de 2008

Lenguaje Universal

Cómo escriben vuestros ladridos diversas gentes en el mundo.

La Filosofía del Lenguaje es un rincón donde podemos ocultarnos los tímidos de lengua estropajosa y los hipersensibles a las palabras, pero también es una ratonera a la hora de valorar cual lengua tiene méritos suficientes para dar cuenta de otra, para referirse a ella y analizarla. El problema que veo es el de los requisitos y propiedades de una lengua para hacer de ella una Metalengua. ¿Hace falta un tribunal internacional para cualificar una lengua como superior y desarrollada? Hay un castellano impersonal, objetivo, que pretende serlo a la hora de describir un dialecto como el andaluz. Pero a este castellano se lo come el pez gordo del inglés hoy por hoy. En el siglo XVIII se lo comía el francés. Dentro del dicho inglés, está el rico y actual norteamericano, o el histórico y añejo inglés de Gran Bretaña, a elegir como más perfecto. La política juega su baza, y en ciertos periodos es inadmisible y aberrante que el castellano pueda dar cuenta del catalán o del vasco. No hablemos de los aspectos sociales y psíquicos, porque podríamos volvernos locos de remate.
Luego está el enfoque puramente filosófico. Hablar del habla, o escribir de la escritura... ¿no aparece como algo contradictorio, como clavar un martillo, como golpear con un clavo?
Otras ramas de la filosofía no se encierran en este callejón sin salida. Cuando se trata del Ser, pongo por caso, queda la Idea como herramienta y en el Punto, en el Instante, hay enormes campos de trabajo. Pero esto de la lengua con la lengua no me acaba de entrar bien.
En este punto de mis profundas reflexiones, huyendo de toda verbalización mental acostumbro a distraerme vagando por el universo onomatopéyico, acaso en busca de los orígenes, y mira, Cisco, lo que me he encontrado.


Dog barking (Ladridos de perro):
In Arabic, haw haw
In Bengali: ঘেউ ঘেউ gheu gheu, ভেউ ভেউ bheu bheu, ভউ ভউ bhou bhou
In Brazilian portuguese: au au
In Bulgarian, bow bow
In Catalan, bup bup
In Czech, haf haf
In Chinese, Cantonese, wōu-wōu (㕵㕵)
In Chinese, Mandarin, wāng wāng (汪汪) (汪汪 also means "tearful")
In Danish, vuf vuf, vov vov, bjæf bjæf
In Dutch, waf waf, woef woef
In English, woof woof, arf arf, bow wow, bark bark, ruff
In Estonian, auh auh
In Filipino, aw aw
In Finnish hau hau
In French, ouaf ouaf
In German, wau wau, waff waff, wuff wuff'
In Greek, gav gav (γαβ γαβ)
In Hebrew, haw haw, hav hav (האו האו, הב הב)
In Hungarian vau vau
In Icelandic, "voff voff"
In Italian, bau bau
In Japanese, wan wan (ワンワン)
In Korean, meong meong (멍멍)
In Lithuanian, au au
In Malayalam, "bau bau"
In Romanian, ham ham
In Russian, gav gav (гав-гав)
In Polish, hau hau
In Portuguese, ão ão
In Sinhalese, buh buh (බුඃ බුඃ)
In Slovene, hov hov
In Spanish, guau guau
In Swedish, vov vov, voff voff
In Telugu, bau bau
In Thai, hong hong (ฮ่ง ฮ่ง)
In Turkish, hav hav
In Tamil, vovw-vovw

(Tomado de Wikipedia).


Aquí están los perros de todo el mundo. Como siempre, Cisco: llevas la razón y tengo que sacarte a pasear, pesado, que me tienes frito.

domingo, 17 de agosto de 2008

Él y yo


—Oye.
—Dime, chato.
—Deja ya de teclear como un idiota, y escucha lo que te voy a contar.
—Habla, habla; puedo escribir y oirte a la vez.
—Ustedes tenéis un mundo hecho a vuestra medida, y os creéis el centro del Universo.
—¿Sí? ¿eso te parece?
—No me parece. Que es, que es. Esta habitación, sin ir más lejos, está hecha con la mezquindad que os caracteriza, para situaros a la misma distancia del techo que del suelo. Todo está a mano, todo es mediocre, todo...
—Hombre, chato, es que así es más cómodo.
—Más cómodo puede que sea, pero las cosas así dispuestas no permiten el crecimiento espiritual.
—¡Ja ja ja ja!
—Sí, sí... ríete, Antoñito. Pero desde aquí abajo el mundo es maravilloso, mucho más rico y amplio, de infinitas complejidades. Fíjate, sin ir más lejos, hace un rato: estabas tirando huesecillos de uvas al cubo de la basura con una cuchara desde un plato de cristal... ¡si lo hubieras visto desde mi perspectiva, de abajo a arriba, con el contrapunto de luz de la bombilla!... Tú mismo pareces algo, que sé yo, indescriptible; balanceándote con tus larguísimas patas, trasteando allá arriba ruidosamente y manejando cacharros todo el día, y al final, una bola de pelo con dos cristales por ojos... ¡ja ja ja!
—Verás, Cisco. Algunas veces también he pensado acerca de tu mundo por ahí abajo. De chiquillo recuerdo que me ponía a cuatro patas y le ladraba a mis hermanitas, enseñándoles los colmillos, para que veas. E incluso les daba algún mordisco, jugando, claro.
—Ya, ya. Pero me consta que no has extraído ninguna conclusión inteligente de tus toscas observaciones. Mira. El agua corriente de la casa, desde aquí abajo es un espectáculo en cada grifo, en cada pileta, en cada lavabo. Imagínate, para que te hagas una idea, que estás bebiendo de un búcaro... Precioso el chorrito, ¿eh?
—Pues... sí, la verdad.
—Ahí lo tienes. Fuentes monumentales. Y así todo. Los espacios interiores son altísimos, y como seguramente sabrás, al menos en el plano teórico, la verticalidad suscita espiritualismo. Todo es grande cuando se es pequeño, y esa grandeza se interioriza. No me cambio por tí por nada del mundo, y si alguna vez me pongo a dos patas, no me dejaré engañar por las apariencias: habrá empezado para mí la decadencia existencial.
—Pues sí. ¿Quieres dar un paseito?
—Grrrrrrrrrr.
—¿Y una galletita? ¿quieres una galletita?
—Bueno, anda.
—Ya sabía yo...

lunes, 11 de agosto de 2008

Cisco. Sustantivo masculino singular.

Así te bautizó Pedro, con mucha propiedad, por lo negro de tu manto aterciopelado y por tu pecho blanco ceniciento. Veamos algo sobre tan certero nombre.

 

Empezamos con la RAE:

cisco.
(De or. inc.; cf. lat. ciccum, cosa insignificante).
1. m. Carbón vegetal menudo.
2. m. coloq. Bullicio, reyerta, alboroto.
hacer cisco.
1. loc. verb. coloq. hacer trizas.

ciscar.
(De cisco).
1. tr. coloq. Ensuciar algo.
2. prnl. Soltarse o evacuarse el vientre.

..........................................

Seguimos con unos cuantos sinónimos del SOPENA:

Picón, ¡carbonilla!, herraj, tizo, orujo, piñuelo, carboncillo, morenillo, carbón.

..........................................

Ahora le toca al Diccionario de Autoridades:

Carbón mui menúdo, ò resíduo, que queda desta matéria, revuelto con algo de tierra en las carbonéras, donde se encierra. Lat. Pulvis carbonarius. Carbonis analecta.

.........................................

Pasamos al "Tesoro" de Covarruvias:

Carbón.La brasa de la carrasca o de otra leña, que después de averse quemado y encendido, le apagan el fuego, y queda con disposición de bolver a arder sin ningún humo y poca llama.

[...] Cuenta que un tal Angeriano, "satisfaciendo a los que le davan la vaya, con que su dama era negra o morena, dize assí: Nigra est, quid tunc? carbones sunt quoque nigri, Sed flamma tacti, ceu rosaa verna rubent".

[...] Carbo vale el carbón encendido y hecho brasa; y assí se dixo carbunco... una piedra preciosa que tomó nombre del carbón encendido, por tener color de fuego y echar de sí llamas y resplandor, que sin otra alguna luz se puede con ella leer de noche una carta y aun dar claridad a un aposento.

[...] Priopus fingen también criarse en la cabeça de un animal, que quando siente le van a caçar echa sobre la frente (a donde la tiene) un ceño con que la cubre.

[...] También significa carbunco una cierta enfermedad de postema de sangre negra, crasa y podrida, que para la superficie de la carne encendida y colorada, y juntamente arde como si fuesse una brasa o carbón encendido. Algunos dizen estar corrompido este vocablo de narbunco, porque esta enfermedad es particular en la provincia de Narbona; pero lo dicho es más cierto.

[...] Entre la gente vulgar ay opinión que los tesoros de los duendes, quando alguno los descubre y manifiesta, se le buelven carbones. Yo imagino aver tenido ocasión de pensar esto la codicia de los que buscan tesoros, por algunas señales que topan debaxo de tierra, porque cavando hallan algunos huecos y topan con algunas tinajas, y a vezes con qual y qual moneda en ella, y muchos carbones; y éste dizen que es el tesoro del duende, siendo la verdad que en aquel lugar se puso algún mojón y término, y para que no se borrasse, aunque la piedra de la supeficie de la tierra se mudase, ponían debaxo, a un estado o a estado y medio, tinajuela o otra vasija llena de carbones, en señal que allí era el término, y sobre él se ponía el mojón o piedra. Y la razón porque metían carbones en aquellos vasos es por la incorruptibilidad suya, que dura millares de años sin corromperse ni alterarse, a causa de ser materia purificada de toda humidad, principio de la corrupción.

[...] Figura de carbón. La que se rascuña con carboncillos para enseñarse los principiantes en el dibuxo.

.....................................

Y terminamos con el Etimológico de Corominas:

[...] Primera documentación, en Antonio de Nebrija. "...tiene significado amplio y genérico de ´impureza´ y el significado de ciscar  ´ensuciar con excrementos´, ciscarse, ´aflojarse el vientre por miedo´, ´espantarse´, es frecuente ya en autores de los siglos XVI-XVII.¹

[...] En definitiva, lo más verosímil por ahora, y mientras no se hallen formas medievales portuguesas y castellanas que señalen otra pista, es la idea de Sánchez de las Brozas, referida por Covarrubias, de comparar con el lat. CICCUM  ´cosa insignificante´, por cuyo descendiente, chico,  puede compararse Beira chisca, ´porción pequeñita´,  ´gota´,  Algarbe,  Oporto cisco, "aparas miudas, lixo", portugués chisca, chisco, chisquinho, ´pedazo pequeño´,  gallego chisco.

1.- De aquí viene ciscarse "cortarse, avergonzarse" en Cuba (Pichardo).

.........................................

A pesar de todo, un ladrido tuyo tiene su peso... sobre todo ahora que vas aprendiendo a usar diferentes tonos, charrán.

jueves, 7 de agosto de 2008

Antonio, acuérdate de estas diez cosas.

Primera. - Mi vida durará solamente de 10 a 15 años. Cada separación de tí, es para mí muy dolorosa. Piensa en ello antes de dejarme.

Segunda.- No soy tu símbolo económico, tampoco soy tu juguete.Quiero ser tu compañero, tu amigo, tu guardián.

Tercera.- Dame tiempo para entender lo que quieres y lo que esperas de mí.Demuéstrame que confías en mí y no me trates como a un ser sin cerebro.Mi amor por ti será mi recompensa.

Cuarta.- Si estás enfadado no me utilices como el pararrayos de tus sentimientos. Si he hecho algo mal, no dejes que tu enfado conmigo dure eternamente, porque no lo hice con intención de molestarte.

Quinta.- Habla de vez en cuando conmigo. Aunque no comprendo tus palabras completamente, comprendo tu voz cuando se dirige a mí. Recuerda: Tú tienes tu trabajo, tus diversiones... ¡YO SOLO TE TENGO A TI!

Sexta.- Me traten como me traten, nunca olvido.

Séptima.- Antes que tus manos me castiguen, piensa que mis mandíbulas pueden destrozar tus manos, pero tienes que saber que yo NUNCA LO HARÍA.

Octava.- Antes de reñirme diciendo "No sirves para nada", piensa: quizá la comida no era la adecuada, y me sentó mal, quizás me dejaste mucho tiempo al sol, quizá mi corazón ya es muy viejo.

Novena.- Preocúpate de mí y cuídame cuando sea viejo.Recuerda que tú también llegarás a ser viejo.

Décima.- Acompáñame en mi último camino, nunca digas: "no puedo, no puedo ver esto..." tampoco digas: "háganlo cuando yo haya salido de la consulta..." ¡TODO ES MAS FÁCIL CONTIGO!

Firma: Tu perro
Autor: Desconocido
Fuente del artículo: EUCEMA

lunes, 4 de agosto de 2008

Lucero


Mira, antes que tú, en esta casa hubo un perrito que se llamaba Lucero. Era inteligentísimo y vivaz, y seguía mis largas zancadas corriendo con sus patitas cortas como si sólo estuviésemos en el mundo yo y él.
Cuando los muchachos del barrio nos sentábamos en cualquier poyete a la sombra, —tardes de verano—, esperando entre bromas que cediese el calor, sentado también, pendiente del menor de mis gestos se convertía en el centro de la atención por la gracia de su boca, por el chispazo de alegría de sus ojos rasgados.
Dormía en mi buhardilla de adolescente, a los pies de mi camastro, mientras planeaba por encima como un fantasmita de estantería en estantería nuestro mochuelo "Carablanca", que almorzaba caracoles sobre los libros de Pío Baroja y Samuel Beckett, y mientras en la jaula los ratones blancos roían afanosos granos de maíz que agarraban con sus manitas rosadas. En la mesilla de noche flotaban ocluídas en bloques cristalizados las arañas de mi colección entomológica.
He encontrado esta vieja fotografía de aquellos año, sobre las aguas transparentes de la piscina de C.G., en la que estoy intentando hacerle perder la aversión al baño, sin ningún resultado.
Lucero murió, no quiero recordar cómo. Y si pudiera convertir su memoria en un líquido inocuo e inyectarlo en tus venas para que los experimentaras como los experimento yo estaríamos, si cabe, más cerca todavía uno del otro y los dos de él.
Lo enterré bajo un olivo, en un agujero anónimo que al siguiente invierno cubrieron los verdes vinagritos y ahora cubre un bullicioso restaurante de amplios salones y variada gama de apetitosos aromas.
Antes, alguna vez, iba a él por hacer memoria y me tomaba una tónica sentado en un moderno taburete encima de donde reposa Lucero, y era como si sus huesecillos me sostuvieran diez minutos existenciales, pero ahora, contigo aquí... ¿para qué?
Yo tuve otro perro. Tú tuviste, chatillo, otro dueño. Estamos, por así decirlo, compensados.